TRABAJAR Y CRIAR, ¿Con qué se come eso?

Hay un dicho muy famoso que dice: “El problema es que esperamos que la mujer crie como si no tuviera que trabajar y que trabaje como si no tuviera que criar”.No se quien lo dijo, pero no hay palabras más acertadas que esas. 

Tener un trabajo que implique salir de casa, cumplir un horario, seguir normas, estar bien vestidas y de buen humor es un reto ENORME para todas aquellas que somos madres. Porque tenemos 2 trabajos. Uno que nos remunera para poder llevar a cabo el segundo: ser mamá.

Si bien es cierto que tener una profesión o un oficio y tener nuestra independencia financiera es algo que nos ayuda a realizarnos como mujeres, muchas como YO se vieron en la obligación de quedarse en casa criando porque no existía la posibilidad de compaginar trabajo y maternidad, ¡imposible!  

Nadie entiende tu agotamiento, tus preocupaciones y ni hablar si pasamos una mala noche con nuestros hijos. No se pueden enfermar, eso está prohibido.

Lo único que nos pasa por la mente es: ¿y cómo hago para trabajar mañana?

¿Quién se va a encargar de mi bebé mientras trabajo? ¿Cómo le pido permiso a mi jefe? ¿Y si me echan del trabajo?

Pareciera que solo vivimos para trabajar y que es lo único importante y que debemos conservar.

¡Cuando son nuestros hijos quienes nos necesitan!

Entonces te preguntas: ¿cómo hace una mujer latina, inmigrante y con hijos para salir adelante y no morir en el intento?

Para mi la respuesta fue gracias a la pandemia. Sí, la pandemia.

El encierro no hizo más que ponernos a mirar RRSS, buscar cosas para distraernos y quizás aprender algo nuevo. Empezaron a aparecer cursos y miles de profesiones digitales que ni sabía que existían y para mí fue descubrir un mundo nuevo, una luz al final del túnel, una posibilidad de decir, todavía tengo oportunidad laboral, todavía puedo crecer y trabajar desde mi casa sin sacrificar lo más preciado que tengo, mi hija de 5 años. 

Y fue así como empecé a conocer las profesiones virtuales y llegué a una que literalmente me cambió la vida. ¡La Asistencia Virtual!

 

Y, ¿Qué es la Asistencia Virtual? te preguntarás.

Yo la defino como la profesión innata de todas las mujeres: llevar cuentas, organización, hacer trámites, compras, ventas, etc. Pero como todo ha evolucionado y se ha digitalizado, ya no necesitas salir de tu casa porque literal que ¡hasta el médico es online! 

Cuando llegó el virus a nuestras vidas, muchos negocios tuvieron que reinventarse para sobrevivir y muchos (por no decir la mayoría) no tenían ni siquiera RRSS, los que ya las tenían, necesitaban páginas web, los que ya tenían ambas no sabían cómo manejarlo y tuvieron que contratar personas que los ayuda a llevar a su negocio a flote porque no tenían ni el tiempo ni el conocimiento para poder ejercer ese trabajo y las asistentes virtuales fuimos las protagonistas. ¿Por qué? Porque una Asistente Virtual puede hacer el trabajo de un Community Manager, de una Contable, de una editora de Podcast y/o Youtube, gestionar correos, asistente personal, crear diseños. Prácticamente de TODO y solo se necesita UNA persona, TU!

Así que si te sientes identificada con mi historia, quiero decirte que aún existe una profesión para ti, sin importar que no tengas profesión, ni estudios previos y que seas mamá a full time.

En este maravilloso mundo virtual cabemos todas y lo más importante es que sólo dependemos de nosotras mismas. 

 

Actualmente me siento muy completa que después de 5 años de haberme convertido en madre, puedo trabajar con la tranquilidad de disponer de mi propio tiempo y estar para mi hija cuando y como quiera. Ahora, comparto con todas las personas que conozco lo que hago, para que también empiecen a trabajar y sentirse bien, como me siento yo.

 

22 de Noviembre de 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *